Aptitud para bucear para los más pequeños

Para facilitar la tarea del instructor a la hora de evaluar a un joven aspirante a buzo, he aquí algunos aspectos a tener en cuenta según mibuceo.com:

– Madurez psicológica: tranquilo y racional, el niño no es propenso a los arrebatos emocionales y no se angustia en nuevas situaciones. El niño entiende el concepto de riesgo.

– Madurez educativa: el niño es capaz de aprender independientemente y de seguir la parte teórica del curso de buceo. El niño hace preguntas y es capaz de aplicar en la práctica la información aprendida.

– Madurez física: el niño debe ser capaz de nadar y sentirse cómodo en el agua. En el mercado, es difícil encontrar equipos de buceo adecuados para los más pequeños, por lo que los niños deben estar físicamente preparados para usar cualquier equipo que esté disponible de forma adecuada y segura.

– Deseo de bucear: esto debe venir del niño, no de los padres. ¿Cuál preferirías, un padre que le pida al instructor que enseñe a su hijo, o el niño que le pida al instructor que le enseñe a bucear, igual que papá?

– Aptitud física: el asma, la obesidad grave, la hiperactividad y el TDAH (Trastorno por déficit de atención e hiperactividad) son afecciones médicas que suelen ser incompatibles con el buceo. Siempre es una buena idea discutir sus planes con un médico especialista en medicina del buceo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.