Las piezas mas caras del coche

Cuando el coche presenta una avería, lo común es pensar en cuánto saldrá la reparación. Esto es un pensamiento bastante lógico, ya que las piezas de un vehículo y la mano de obra pueden llegar ser muy caras. Por ello, es recomendable, en la medida que se pueda, mantenerlos en buen estado y asegurarse de hacer la revisión de ciertos elementos que son los que, con frecuencia, hacen temblar a cualquier bolsillo.

Fallas a temer en los vehículos

Válvula ERG (Exhaust Gas Recirculation): es la que se encarga de que los gases del escape regresen al colector y así reducir la contaminación. La razón principal por la que se avería es por el exceso de carbonilla, lo cual no le permite abrir o cerrar correctamente; con el pasar del tiempo obstruyen el colector de admisión. Sus fallas no le permiten obtener aire limpio a la admisión y con ello se pierde potencia.

Correa de distribución: es el elemento que permite la sincronización entre la admisión de la mezcla para el encendido, el movimiento de las válvulas con el cigüeñal y los pistones. El problema no es la correa, sino los daños que su rotura podría causar; por tal razón, es muy importante estar atentos a señales, como holguras, grietas y roturas en su superficie.

Turbo: su función es comprimir el aire que llega al motor para elevar su rendimiento. Sus fallas mayormente se deben a problemas de lubricación, por ejemplo que esté deficiente o que el aceite esté contaminado. Las consecuencias de su mal desempeño provocan exceso de carbonilla y disminuye la potencia de la máquina.

Centralita del motor: es un dispositivo electrónico (como un ordenador) que controla el desempeño del vehículo, es una de las peores averías, debido a que puede afectar a muchas piezas y causar un completo caos. La mayoría de las veces se estropea por fallas de tensión eléctrica o por humedad.

Inyectores: son los que proporcionan la cantidad de combustible exacta que requiere la máquina. Sus problemas se pueden originar por la presencia de demasiada agua en el motor o por conducir por largo tiempo con la reserva de carburante.

Embrague: su función consiste en transferir o bloquear la potencia generada por el motor hacia las ruedas. Los desperfectos más comunes son por desgaste, un mal reglaje del pedal y las deformaciones en el plato de presión.

Es preferible invertir en el mantenimiento y las revisiones del coche, se gasta mucho menos que en visitas continuas al taller con fallas que se han acrecentado por dejarlas pasar. Es posible rendir el dinero, si se adquieren los repuestos en un desguace. Entrando a https://www.piezasdesegundamano.es/ hay muchos de esos negocios, y puede solicitar lo que requiere y recibirlo en muy poco tiempo a la dirección que proporcione.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.