¿Qué tanto conoces de la traducción jurada?

Contenido:

1.- ¿Qué es la traducción jurada?

2.- ¿Quién puede ser traductor jurado?

3.- ¿Quién puede realizar una traducción jurada?

4.- ¿Por qué las traducciones juradas tienen valor oficial?

5.- ¿Por qué se dice que los traductores jurados son profesionales idóneos y calificados?

6.- ¿Cuándo se necesita una traducción jurada?

7.- ¿Por qué necesitas una traducción jurada?

8.- ¿Por qué te piden una traducción jurada?

 

 

1.- ¿Qué es la traducción jurada?

La traducción jurada es una traducción cuya fidelidad al original ha sido acreditada por un traductor jurado.  El traductor debe jurar la traducción y realizar la declaración formal de que certifica que la traducción es completa y correcta. Es aquella traducción de documentos escritos en una lengua extranjera y que se realiza para que tenga algún efecto legal ante un determinado organismo oficial. Las traducciones juradas han de llevar siempre el sello y la firma del traductor-intérprete jurado y, además, en la última página de la misma debe constar una certificación que acredite su carácter de traducción jurada.

2.- ¿Quién puede ser traductor jurado?

Hay dos formas de llegar a ser traductor jurado. La primera es conseguir los créditos mínimos exigidos en las universidades para obtener el título de traductor jurado cuando se estudia el grado de Traducción e Interpretación. La segunda es pasar los exámenes oficiales que el Ministerio de Asuntos Exteriores realiza una vez al año.

3.- ¿Quién puede realizar una traducción jurada?

En España, solo pueden realizar traducciones juradas los traductores habilitados por el Ministerio de Asuntos Exteriores, para traducir de una lengua extranjera a una de las lenguas oficiales del Estado español y viceversa. Cabe destacar que los traductores jurados no son funcionarios públicos ni cuenta con una plaza oficial, ellos son profesionales independientes que suelen ejercer de manera autónomo o dentro de una agencia de traducción e interpretación.

4.- ¿Por qué las traducciones juradas tienen valor oficial?

La traducción jurada tiene valor oficial, ya que así lo estable el Real Decreto 2555/1977, de 27 de agosto por el que se aprueba el Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores (en su redacción modificada por el Real Decreto 2002/2009, de 23 de diciembre,) que en su artículo 6 apartado 1º señala lo siguiente:

“Las traducciones e interpretaciones de una lengua extranjera al castellano y viceversa que realicen los Traductores-Intérpretes Jurados tendrán carácter oficial, pudiendo ser sometidas a revisión por la Oficina de Interpretación de Lenguas las traducciones cuando así lo soliciten las autoridades competentes.”

A tenor de lo dispuesto en este precepto, debe entenderse que la traducción privada es la que realiza cualquier persona con conocimiento de lenguas y capacidad para traducir, mientras que la traducción oficial es aquella realizada por un traductor jurado quien, gracias a la acreditación que le otorga el Ministerio, está capacitado para certificar la fidelidad y exactitud de sus traducciones.

5.- ¿Por qué se dice que los traductores jurados son profesionales idóneos y calificados?

Es el propio Ministerio quien acredita que están debidamente cualificados a través de:

  • Mediante la superación del examen de idiomas de la Oficina de Interpretación de Lenguas.
  • Por reconocimiento de título extranjero obtenido en otro país comunitario.
  • Mediante la convalidación de la licenciatura de Traducción e Interpretación siempre que se hayan superado los créditos exigidos en traducción jurídica y económica.

A pesar de que actualmente, solo se accede a la condición de traductor jurado a través de las dos primeras vías: la superación del mencionado examen que convoca la Oficina de Interpretación de Lenguas, dependiente del propio ministerio (que consiste en una serie de pruebas de idiomas eliminatorias) y mediante el reconocimiento de un título extranjero.

6.- ¿Cuándo se necesita una traducción jurada?

Todos los documentos que se presentan ante un organismo oficial o una autoridad del Estado (universidades, prefecturas, municipios, consulados, etc.), es decir, la obtención de documentos oficiales (tarjeta de residencia, solicitud de naturalización, etc.), por lo general requiere de una traducción certificada. Ejemplos de ello:

Avisos de agentes judiciales

Documentos notariales

Certificados de registro civil (acta de nacimiento, certificado de matrimonio, certificado de defunción)

Contratos, declaraciones e informes financieros

Diplomas y transcripciones

Documentos relativos a la adopción de un niño

 

Normalmente, dichas traducciones se requieren en procesos administrativos y judiciales en los que hay que aportar documentación extranjera o prestar una declaración ante la Administración Pública. Por lo tanto, suelen ser organismos públicos los que exigen que un determinado documento sea traducido por un traductor jurado para reconocer la validez del mismo

Entre los servicios más habituales de los traductores jurados se encuentran los siguientes:

  • Traducir un documento escrito y certificar que la traducción es correcta y completa.
  • Certificar que una traducción hecha por otra persona es correcta y completa.
  • Interpretar en un proceso judicial, en un acto ante notario, en una ceremonia de matrimonio, o en cualquier otro acto de carácter oficial en el que intervengan personas que no hablan el idioma en que se desarrolla dicho acto.

7.- ¿Por qué necesitas una traducción jurada?

Necesitas una traducción jurada porque te la exige un organismo público o privado: un Ayuntamiento, un centro educativo público o privado, una universidad.

8.- ¿Por qué te piden una traducción jurada?

Para verificar que el documento oficial que estás entregando está fiel, literal y correctamente traducido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.