Qué gestiones son necesarias realizar cuando una persona fallece

Hablar de la muerte es un tema para el cual no estamos preparados, menos si se trata de un familiar o ser querido, obviamente resulta difícil y doloroso, pero es necesario manejar cierta información en cuanto a los procedimientos o gestiones que se deben llevar a cabo cuando una persona fallece, para de alguna manera tener una orientación y no enfrentarse a una situación aún más difícil de lo que ya de por sí es, principalmente debido al dolor de la pérdida.

Se trata de experiencias y momentos que pueden ser muy duros y difíciles para los familiares, en particular cuando se trata de situaciones inesperadas, pero debe haber un integrante de la familia o un allegado de confianza que se encargue de todas las gestiones pertinentes.

Gestiones a realizar cuando una persona fallece

1.- Seguro de deceso

Lo primero será averiguar si la persona fallecida contaba con un seguro de deceso. En caso de que sí lo posea, se debe contactar a la compañía de seguros para que gestionen los trámites correspondientes.

Este tipo de pólizas permite a los familiares del difunto seleccionar el tanatorio o crematorio de su preferencia donde se efectuarán los servicios funerarios.

Para los casos de personas con enfermedades terminales, será aconsejable tener a mano la póliza.

En el caso de que la persona fallecida no tuviese seguro de deceso, la familia se tendrá que poner en contacto con una funeraria para iniciar las gestiones de los trámites y papeleo requeridos, ya sea para el entierro o cremación del difunto.

2.- Certificado Médico de Defunción (CMD)

Para poder llevar a cabo este trámite, los familiares deben presentar el DNI o pasaporte de la persona fallecida y el formulario oficial correspondiente.

El Certificado Médico de Defunción será el documento oficial que acredite el fallecimiento de una persona, y será necesario para la inscripción de la defunción en el Registro Civil del domicilio del fallecido, dentro de las 24 horas una vez producida la muerte.

Este tipo de trámites son considerados como urgentes y están habilitados los 365 días del año para su gestión, sin limitaciones de horario.

Dicho documento debe ser emitido por un médico, en el impreso oficial timbrado expedido por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos.

Este documento puede ser expedido por el médico que trató al enfermo o por cualquier otro médico que compruebe y avale las causas del fallecimiento.

El Certificado Médico de Defunción no será necesario cuando haya una sentencia o una orden judicial que afirme la certeza de la muerte. Para estos casos, será el ente judicial quien se encargue de los trámites por el fallecimiento y el que ordenará la inscripción en el Registro Civil.

3.- Inscripción en el Registro Civil

Con el Certificado Médico de Defunción disponible o con la orden judicial competente, se debe proceder a la gestión de la inscripción en el Registro Civil, generalmente debe efectuarse en el municipio donde ocurrió el deceso de la persona.

Este trámite debe realizarse dentro de las 24 horas posteriores al fallecimiento y así además se obtendrá la licencia correspondiente para el entierro.

Se debe presentar el Certificado Médico de Defunción, el DNI o pasaporte del difunto junto al formulario oficial. Será conveniente solicitar varias copias a fin de tenerlas disponibles para trámites posteriores que también lo exigen.

En el caso de contar con un seguro de decesos o si se contrata los servicios de una funeraria, puede estar incluida esta gestión. Cabe destacar que esta inscripción es gratuita.

Variaciones de la gestión de acuerdo a cómo se haya producido el fallecimiento

Importante tener en cuenta que según sea producida la muerte, la gestión se manejará de las siguientes formas:

a.- En el caso de que la muerte ocurriese en el domicilio, se debe avisar al centro de salud que tenga asignado la persona, a fin de que acuda el médico tratante, en caso contrario se debe comunicar con los servicios de emergencia 112 para solicitar el apoyo correspondiente.

b.- Si la muerte es por causa natural, el médico lo confirmará y emitirá el CMD, para que la familia se encargue de comunicarse con una funeraria o con su compañía de seguros.

c.- Para casos de muerte judicial, y el médico presente dudas sobre la causa del deceso, dará parte a las autoridades para que sea esclarecido el hecho, inclusive mediante una autopsia.

d.- Si el deceso ocurre en la calle o en otros lugares de dominio público, deben encargarse las autoridades, comunicándose a través del 112.

4.- Solicitud y Obtención de la licencia de entierro

Ya realizada la inscripción de defunción en el Registro Civil, se podrá solicitar la licencia de entierro o cremación, el cual se podrá efectuar luego de 24 horas de la muerte de la persona.

5.- Traslado del cuerpo al cementerio

Con la licencia de entierro obtenida, ya se puede proceder al traslado del fallecido hasta el cementerio donde será enterrado o al crematorio donde se realizará el servicio. Dicho traslado, será efectuado por la funeraria que se tenga contratada.

Será oportuno presentar una decoración adecuada para el momento del sepelio, que muestre el aprecio y respeto hacia el difunto, una bonita manera de hacerlo es con unos hermosos arreglos o centros florales.

Para el sepelio, se puede optar por diversos servicios, dependiendo de las preferencias de la familia o de su presupuesto, un servicio básico puede incluir el traslado del cuerpo, alquiler de salón en un tanatorio, traslado al cementerio, trámites relacionados a la documentación, una corona de flores, el ataúd y el servicio de entierro o de cremación.

6.- Enterramiento o incineración

Esta decisión dependerá de la última voluntad del fallecido o de las costumbres y tradiciones familiares. Lo más común es proceder al entierro, pero en caso de que se opte por la incineración, la familia debe comunicar al médico encargado de la emisión del CMD para que haga constar la decisión en el documento.

7.- Trámites posteriores al entierro

Una vez cumplidos 15 días hábiles al deceso de la persona, se deben efectuar una serie de tramitaciones relacionadas con herencias, pensiones y otros compromisos, para ello será necesario recabar la siguiente documentación:

  • El certificado de Actos de Última Voluntad
  • Un inventario de bienes
  • El Testamento o Declaración de Herederos
  • El certificado de Contratos de Seguros de cobertura de fallecimiento
  • La Partición de la herencia o también llamado Cuaderno particional

Cuando se tengan todos los soportes será necesario efectuar las gestiones correspondientes para la toma de posesión de los bienes heredados, así como solicitar prestaciones y pensiones de la Seguridad Social del fallecido.

Ten presente que a cualquiera se le puede presentar la situación de que surjan casos inesperados de fallecimientos de familiares o conocidos, ante los cuales haya que hacer las anteriores gestiones, conseguir un envío de coronas de forma urgente, entre otras cosas mientras todavía se sufre la pérdida. Por eso lo mejor es estar informado y preparado al respecto con antelación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.